08 junio 2007

De pie entiendo nada

Harto del zaguán, de la mano rocosa por sobre el lila. Con un cigarrillo que genera calor, con un ronquido seco como de amapolas y fondo de tierra. Gentío lleno de sabor, integrado a un sapo de color rojo que gira sobre mi cabeza y su croc croc saltando bajo nubes que cortan mi cuello en esquirlas volátiles y punzantes. Definición de las auroras, ingenierías húmedas de la lluvia a las 9:39, sample sonoro que genera temblores cuando no se ha comido, el aprovechamiento de la refrigeración nocturna para abrigarme en algo, camisa arrugada con cuello plano y distante, gente gente de otro lado que mira con cara interrogante, maletas perdidas en algún aeropuerto, sombra de los aviones botando humo y pasajeros; entonces, ganas de salir a correr y de no parar, vientos alisios que derivan en la locura de alguna gente disímil, la gente lúcida, el campo lleno de flores, el desasosiego amarrado a una bandera blanca, la gente de veras, la paz al soñar, eso, un encuentro con algún fragmento de la luna que no parece luna desde lejos pero que encuentra su redondez en su color y una parte de cráter latiendo como corazón rojo y sangre.

Guardado en: Ombliguismo


0 Comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...