08 junio 2007

De pie entiendo nada

Harto del zaguán, de la mano rocosa por sobre el lila. Con un cigarrillo que genera calor, con un ronquido seco como de amapolas y fondo de tierra. Gentío lleno de sabor, integrado a un sapo de color rojo que gira sobre mi cabeza y su croc croc saltando bajo nubes que cortan mi cuello en esquirlas volátiles y punzantes. Definición de las auroras, ingenierías húmedas de la lluvia a las 9:39, sample sonoro que genera temblores cuando no se ha comido, el aprovechamiento de la refrigeración nocturna para abrigarme en algo, camisa arrugada con cuello plano y distante, gente gente de otro lado que mira con cara interrogante, maletas perdidas en algún aeropuerto, sombra de los aviones botando humo y pasajeros; entonces, ganas de salir a correr y de no parar, vientos alisios que derivan en la locura de alguna gente disímil, la gente lúcida, el campo lleno de flores, el desasosiego amarrado a una bandera blanca, la gente de veras, la paz al soñar, eso, un encuentro con algún fragmento de la luna que no parece luna desde lejos pero que encuentra su redondez en su color y una parte de cráter latiendo como corazón rojo y sangre.

Guardado en: Ombliguismo


07 junio 2007

Cerca, muy cerca

Hoy el día empezó distinto. Buscando noticias en la internet, me topé con una noticia que me impactó de verdad; lejos de lo que yo pensara sobre una posible nueva farsa, leí en el Clarín (Argentina) un artículo que hablaba sobre la vuelta de la mítica, genial, argentinísima banda Soda Stereo. Lo mismo se habló el 2003, pero con parece que con el seguimiento que le hacen a esta noticia ahora en los noticieros, revistas, etc. ya empezó a creer que será verdad; además, hablan de una posible fecha en Perú! Las fechas, según las informaciones, están pactadas para comenzar entre noviembre y diciembre del 2007. Además de Perú, tienen pre acordadas fechas en México, Venezuela, Colombia, Chile, Ecuador y dos fechas en Argentina (una en River Plate y la otra en el interior). Soda Stereo!!

Noticia de El Clarín
Guardado en: Concierto-Crónicas


02 junio 2007

Número Esquivo

Exupery batió las manos, empinó la cabeza por sobre su instrumento gigante y enrumbo camino a casa. Sus manos y su número esquivo habían resultado la cosa más suya que había presenciado. Jamás pudo sentirse más efímero y más anónimo que el día en que le dijeron sí señor, dos tablas de cartón. Para entonces, Exupery calculaba las sumas con los dedos, mezclaba azufre con claras de huevo y se entrega a la casi mítica señal de poner los ojos por sobre un pedazo de fierro, como iniciando un rito antiquísimo. Sus manos volaban mientras cada unos de sus pasos blancos empujaban al otro, como una avalancha de nieve apurándose para vivir. Y Exupery decía que esto es pura mierda, que la música no se conocía a sí misma, que vamos a calentar un pedazo de tela fina hasta que rechine de contenta. No conocía lo que era el mar, nadaba siempre en notas y los números atribulados. Cantaba silbando canciones de cuna acompañado de un xilófono chirriante, como una llave raspando algún borde metálico; soñaba en todo menos en su casa. Ahí era distinto; ahí se pensaba en que se terminó el dentrífico, en que la cuenta estaba alta, vamos, en esas cosas que tienen q ver con los números, con sus dedos contándolos, su manera de envilecer lo volátil, en la prueba de unos nadadores rapidísimos. Exupery era un ser quimérico, un pasaporte al centro de la ciudad de día, cuando todos salen a encontrarse en la pileta central. Exupery volaba siempre con su mandolina marrón, esquivaba muelles con ella, rompía muros, allá, donde todo era más feroz.

Guardado en: Ombliguismo


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...