11 enero 2007

Currículum Vitae

Digamos que ganaste la carrera
y que el premio
era otra carrera.
Que no bebiste el vino de la victoria,
sino tu propia sal.
Que jamás escuchaste vítores,
sino ladridos de perros.
Y que tu sombra,
tu propia sombra,
fue tu única
y desleal competidora.


Blanca Varela

Guardado en: Poe-camaleónicas

0 Comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...