27 julio 2008

Amy Blues

Yo le creo a Amy Winehouse. Además creo que su mediática aparición, además de su irrebatible voz, se basa en esa brecha entre la credulidad o incredulidad que tengas alrededor de ella. Y es que, independientemente a su adicción a las drogas y todo problema en el que ella se ha visto envuelta, creo que su talento es irrebatible y verídico. Ese tufillo de brillo y miseria latente en las presentaciones en vivo que he podido verle y sus discos, sobre todo el Back to Black que he podido escucharlo mejor, son rotundamente reales. Su voz, a veces entrecortada y musitante, parece estar hecha para su blues a veces triste. Es como si Amy saliera al escenario convencida de que es una mierda y que su música es totalmente mala, pero a la primera canción su defensa no se ve rebatir gracias a la misma respuesta del público. Amy es un diamante musical en bruto. Es de esas voces que salen de vez en cuando y que vale la pena seguir su crecimiento musical. Todos la queremos y queremos que se cuide, que no ande con malas juntas. Le sigo creyendo.

15 julio 2008

Colores Santos

Setiembre del 2006. Días antes de asistir al concierto de Cerati en lo que queda aún de escenario en la ex Feria del Hogar, pude hallar al fin el disco que Cerati y el músico Daniel Melero lanzaran por el año 1992. El disco Colores Santos, aparecido entre los discos Canción Animal y Dynamo de Soda Stereo, se habría convertido en el disco más perseguido por mí en esos últimos meses. La producción abarca uno de los momentos más etéreos en la música de Cerati, que junto a Melero crearon una producción totalmente redonda. Dicen que nunca hubo ni presentaciones en vivo, ni conferencias de prensa alrededor de este disco, lo cual lo convierte en toda una pieza extraña del rock latinoamericano. Empezando por la grandiosa canción Vuelta por el Universo, el disco se luce totalmente. También hay tracks conocidos como Marea de Venus, Colores Santos y Tu Medicina, tocada en concierto para mi gran asombro. Recuerdo claramente aquel 14 de setiembre lluvioso. Las vibraciones y el rock de Cerati fue demasiado aquel día. Ya escribiré del concierto en otra oportunidad. Suerte, camaleones. Buen inicio de semana.


01 julio 2008

Paganus Circus

Ayer me quedé pegadazo viendo el Rock 'n Roll Circus de los Rolling Stones. ¿Cómo pudieron juntar a tanto maestro? Es decir, desde luego que los Stones pagan el espectáculo, pero es un abuso incluir a The Who, John Lennon, Eric Clapton, Jethro Tull, Marianne Faithfull y Taj Mahal, ¿no creen?. Algunos dicen que los Rolling Stones siempre han estado un escalón por debajo de lo que hacían los Beatles, en referencia a su Magical Mistery Tour. Yo creo que la idea del rock como un espectáculo fusionable con cualquier forma de manifestación tan masiva como el circo, es válido desde cualquier punto de vista pues la música, y el rock en particular, siempre debe tener la oportunidad de reinventarse y divertir con ideas como ésta. Además, no lo hicieron para nada mal. Esta grabación, hecha en 1968 y publicada finalmente en 1995, es una fumada total. El concepto de presentar el rock como un espéctaculo pagano decadente y ritual, escapa de lo convencional y pareció ser un deleite para los seguidores que vivieron el espectáculo in situ (osea, decirles a tus nietos: 'yo estuve en ese sitio mientras Lennon tocó por primera vez Yer Blues", es una pasadaaa!!).

Los asistentes, ataviados con ponchos y sombreros aplauden mientras Mick Jagger presenta a los primeros invitados: Los fantasticos 'Jethro Tull'. Un hipervitaminizado Ian Anderson empieza a hacer sonar su flauta al ritmo de Song for Jeffrey. Estoy seguro que muchas personas empezaron a buscarlos en Google después de ver esta presentación. Locazos y extraños. Luego, Keith Richards presentaría a unos The Who nunca tan alucinantes en su alargada y precisa presentación del tema A Quick One While He's Away. Un lujo. Después vendría Taj Mahal con un blues, Ain't that a lot of love, muy bueno y harto aplaudible. Seguido de Taj Mahal, vendría la impasible y bellísima Miss Marianne Faithfull vestida de vestido largo y azul oscuro, cantando la melancólica Something Better. Genial. Lo que viene ahora, es tal vez la mayor aportación del disco para la historia de la música. John Lennon hablando con Mick Jagger haciendo una parodia de la época. Seguidamente vemos en escena, y esto es lo histórico, a John Lennon, Keith Richards, Eric Clapton y Mitch Mitchell; la primera y única aparición de la formación de Dirty Mac, tocando la bluesísima Yer Blues. Una ilusión que sólo Lennon podría hacer. Luego llegaría Yoko Ono, incluidos alaridos, para improvisar un blues con los Dirty Mac. La verdad es que nunca se le entendió a Yoko. La idea es: o la amas o la odias.

Lo siguiente merece mención aparte. John Lennon sería el elegido de nombrar la aparición de los Stones en el escenario. La selección, el orden, la performance, el audio estuvo genial. Junto a la presentación de Dirty Mac, podría llegar a ser lo mejor del disco. Empezarían con la saltable, bailable y estupenda Jumpin' Jack Flash. Luego llegarían en este orden: la provocativa Parachute Woman, inspirada No Expectactions, la incendaria Sympathy for the Devil, nunca tan reflexiva Salt of the Earth, y la bifásica y genial, tal vez lo mejor, You Can't Always Get What You Want. De vez en cuando veo el concierto. Es un completo lujo.


Guardado en: Seudo-Apreciaciones TapeA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...