31 julio 2007

Bailando

Sediento. En la esquina del salón todos tratan de bailar Chelsea Dagger, de The Fratellis. Es un festival de piernas saltarinas. Martini corre bajo las faldas de las mesas buscando un terrón de azúcar mal condensado. Eva despliega los brazos con frenético avispón negro en la solapa del saco, yendo y viniendo, buscando la droga del capitán. Eboue es el único bailador, se quita los zancos con ingeniosa habilidad y zapatea sin zapatos, sin cacarear, pero bien. Hay que ver un poco el mundo, muchachos, grita el capitán con el gallardete húmedo en la manga. El capitán remoja su barba blanca en líquidos ignóticos y enseña indiscretamente la daga plateada desde su saco azul marino. Nadie nos baila, Exupery. Hemos frenado este vaivén marino con un palo seco. Presiento bailes sugestivos, Exupery, letras escondidas, mal uso de las chácharas ensordecedoras. Qué pasa, Exupery. Cállate. Tierra, Capitán. Saca aquella daga del escondite y baila un poco.

Guardado en: Ombliguismo

26 julio 2007

Escamas Deportivas

Parece que tuviese cierta afección por los números; y aunque estudiarlos y analizarlos, creo que soy muy malo. Me refiero a nombrarlos, a anteponer horas y localizaciones numéricas, simplemente, creo; es la sutileza casi invisible de poner 12:46 en números y ya empezar a reír. Pero hoy no empecé por eso: me puse las medias al revés en un invierno poco tradicional (como si el hecho de ver por fuera esa especie de felpudo que suele abrigar más, me diera la esperanza de pensar que lo mejor estaba dentro), e hice nada, nada. Sólo pensar en porqué los malditos números me empecinan tanto, si soy tan malo. Cómo, estudiando economía, entran a mi mente tan ligeramente y con tantas diligencias, números astronómicos, a veces no tanto, pero entran al fin y al cabo, el ocho, el cinco, y también, el cincuenta y seis. Hay que pensarlo de vez en cuando si hace tanto frío y yo estoy tan enigmático. Hay que pensar que mis escamas fueron hechas para sortear cualquier cosa, incluso los números. Esos que en mi época de primaria hicieron que un ocho me saliera como un tres, y que el tres me saliera como una letra "s". Habría que ver desde mis inicios, no sé, tal vez algún tipo de trauma pre-natal, algún atraco de números en mi niñez, no sé, cualquier cosa. La comprobación de la hipótesis llamaría al escándalo (como siempre) y creo que más bien, sí, creo que sí: soy un camaleón. Además, hoy tengo clase de matemática.

Guardado en: Ombliguismo


22 julio 2007

Más Brasil (Caetano Veloso)

Caetano Veloso, un revolucionario de la música latinoamericana, visita nuestro país el 9 de agosto en el Vértice del Museo de la Nación, con motivo de la presentación de su nueva producción, , salida en el 2006; así como también, para mostrar las canciones conocidas de su amplio repertorio. Conocido por diversos aportes a la música y por su inefable voz, "el baiano", que también suele rockear, visitará Lima dentro de una total expectativa en sus fanáticos, que podrán verlo después de 10 años. Es imposible perdérselo. Entradas a la venta en Teleticket (debo decir: ¿"de Wong y Metro"?).

Guardado en: Concierto-Crónicas

19 julio 2007

Vive la Fête

Este sexteto belga se ha convertido, de un tiempo en adelante, en los representantes del electropop más venerado en un circuito que cada vez se abre más. En las composiciones, se evidencia el buen uso de sus instrumentos, llámese industriales y guitarreros, para fabricar melodías "altisonantemente" sublimes, muy simples en cuanto a composición y, por demás, directas. Tal vez influenciados por la entrada de los ritmos electrónicos en el post-punk, imprimieron ese estilo medio decandente mezclado con la sensualidad de sus letras, para macerar una elegancia poco fina, ligeramente robusta; la de una mujer, Els Pynoo, la vocalista, profiriendo voces desgallitadas, letras perfectamente noise con guitarras destempladas. Además, Vive la Fête, es perfectamente bailable; es un poco más que un tambor y movimientos sonoros; es tal vez, el relajamiento de los integrantes a favor de los fanáticos. Las canciones más conocidas de los belgas, son Touche Pas, Nuit Blanche, Noir désir y Tokyo. En junio de este año, publicaron un disco (Jour de Chance) del cual se habla mucho. Acá dejo en enlace para ser descargado y ustedes mismos digan qué hay con esto.

17 julio 2007

Y de Brasil, un poco (Rosalia de Souza)

Puede ser que la estadía en Europa de esta brasileña (donde se uniera al italiano Nicola Conte para producir) haya convertido su patriotiquísimo bossa nova melancólico, en una especie de bossa nova electrónico y nu-jazz con letras frescas (así dice mi amiga Naná), con ciertos golpes tipo lounge; formando así, un hasta el momento, Bossa Nova "Mediterráneo". Basta oír su producción del 2003, "Garota Moderna", para evidenciar ese tufillo de jazz-funk chispeante nada reciclado, sino más bien, una fusión rica de ritmos perfectamente bailables, escuchables y/o disfrutables. Todo dentro de un mismo frasco para un disco dentro de un reproductor. Ahora, luego con su disco del 2006, "Brasil Precisa Balancar", el cual me acabo de descargar, pasa absolutamente lo mismo, aunque con una ligera ventaja hacia la nostalgia del bossa nova brasileño de Gilberto o Caetano Veloso; es decir, con tiempos menos frenéticos (llámese, mas espaciados), como una artista que busca la madurez musical, y por qué no, humana, en el silencio y las canciones atribuladas. Veamos qué otros proyectos (discos) nos presenta la gran Rosalia de Souza en su ascendente carrera para el futuro. Muy recomendable.


16 julio 2007

Capítulo 37

Se oyen los rugidos ahogados de Traveler en el water, y Talita cambia rápidamente de conversación para despistar a la señora de Gutusso. Por lo regular Traveler abandona su escondite sintiéndose muy triste, y Talita lo comprende. Habrá que hablar de la comprensión de Talita. Es una comprensión irónica, tierna, como lejana. Su amor por Traveler está hecho de cacerolas sucias, de largas vigilias, de una suave aceptación de sus fantasías nostálgicas y su gusto por los tangos y el truco. Cuando Traveler está triste y piensa que nunca ha viajado (y Talita sabe que eso no le importa, que sus preocupaciones son más profundas) hay que acompañarlo sin hablar mucho, cebarle mate, cuidar de que no le falte tabaco, cumplir el oficio de mujer cerca del hombre pero sin taparle la sombra, y eso es difícil. Talita es muy feliz con Traveler, con el circo, peinando al gato calculista antes de que salga a escena, llevando las cuentas del Director. A veces piensa modestamente que está mucho más cerca que Traveler de esas honduras elementales que lo preocupan, pero toda alusión metafísica la asusta un poco y termina por convencerse de que él es el único capaz de hacer la perforación y provocar el chorro negro y aceitoso. Todo eso flota un poco, se viste de palabras o figuras, se llama lo otro, se llama la risa o el amor, y también es el circo y la vida para darle sus nombres más exteriores y fatales y no hay tu tía.

A falta de lo otro, Traveler es un hombre de acción. La califica de acción restringida porque no es cosa de andarse matando. A lo largo de cuatro décadas ha pasado por etapas fácticas diversas: fútbol (en Colegiales, centrofoward nada malo), pedestrismo, política (un mes en la cárcel de Devoto en 1934), cunicultura y apicultura (granja en Manzanares, quiebra al tercer mes, conejos apestados y abejas indómitas), automovilismo (copiloto de Marimón, vuelco en Resistencia, tres costillas rotas), carpintería fina (perfeccionamiento de muebles que se remontan al cielo raso una vez usados, fracaso absoluto), matrimonio y ciclismo en la avenida General Paz los sábados, en bicicleta alquilada. La urdidumbre de esa acción es una biblioteca mental surtida, dos idiomas, pluma fácil, interés irónico por la soteriología y las bolas de cristal, tentativa de creación de una mandrágora plantando una batata en una palangana con tierra y esperma, la batata criándose al modo estentóreo de las batatas, invadiendo la pensión, saliéndose por las ventanas, sigilosa intervención de Talita armada de unas tijeras, Traveler explorando el tallo de la batata, sospechando algo, renuncia humillada a la mandrágora fruto de horca, Alraune, rémoras de infancia. A veces Traveler hace alusiones a un doble que tiene más suerte que él, y a Talita, no sabe por qué, no le gusta eso, lo abraza y lo besa inquieta, hace todo lo que puede para arrancarlo a esas ideas. Entonces se lo lleva a ver a Marilyn Monroe, gran favorita de Traveler, y-tasca-el-freno de unos celos puramente artísticos en la oscuridad del cine Presidente Roca.

Guardar en: Monólogos sin Copyright


I want to ride your bicycle


Guardado en: Video-gráficas

12 julio 2007

Dasher Sound

Si hace un par de meses hablé de Electro-Z por este sitio, ahora hablaré de Dasher, su alter-ego existencial (mas no, musical). Tal vez, lo más representativo de Electro-z pasó a dar vida a una banda neoyorquina llamada Dasher. Y es que LASE y Jennifer, vocalistas de la otrora banda limeña, encontraron en las calles de New York, un nuevo proyecto tal vez más alternativo y menos ruidismo en Dasher. Aunque Jennifer Cornejo, la responsable de voces melodiosas y noise acogedor, haya dejado la banda en el 2006 (si no me fallas, memoria), el legado, o mejor dicho, la expectativa de lo que muestra Dasher en su primer disco es grande. Parece que en realidad es una banda bastante distinta en la escena local (aunque residan en New York), puesto que siempre se pone atención a lo que hagan por allá, y así como ya ha pasado, vengan a mostrar su material. Así es la cosa, hay Dasher para rato; ojalá Jennifer también nos muestre algo bueno (sé que está en un dúo llamado Wild Things). A mí me gusta la bandita.

Ver Página de Dasher
Guardado en: Zeta y Otros Postres

07 julio 2007

Tal vez nos quedemos sin Soda

Así sin más. Al parecer, el esperado show que presentará en su regreso la aclamada banda argentina Soda Stereo, no se verá en Lima ni en ningún sitio dentro del territorio nacional. En Perú, se habla que el fracaso de la venida de los argentinos a Lima se basa en la fuerte suma pedida por sus agentes (casi un millón de dólares), suma que se aduce, pide en Argentina para tocar. Ahora, el tema en Perú pasa por un déficit de auspiciadores que apuesten fuerte por un espectáculo sin duda alguna auspicioso. A simple vista, parece no escucharse nada sobre la llegada, mientras que en Chile, México y Colombia, además de las famosas cinco fechas en el Estadio de River Plate, en Buenos Aires. En fin, hay que esperar nomás. Yo tengo fe aún.

Guardado en: Concierto-Crónicas
Listín Oficial de Gira de Soda

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...